Aquellas Semanas de Extremadura en la Escuela


En estos días en que estamos obligados a permanecer encerrados en casa, cual comadrejas en sus escondrijos, tengo tiempo de sobra para hurgar en mis papeles a la vez que los ordeno una vez más. A veces hallo alguno que me retrotrae a tiempos pasados que añoro. Tal ha sido hoy, cuando me he encontrado con un escrito, del que no recordaba y que en su momento titulé pomposamente como “Canto lírico a Extremadura”. Sin duda alguna debí ser mirado por las musas de una manera especial el día en que lo escribí. Como suele decirse” de poetas y de locos, todos tenemos un poco”, dicho que podía aplicarse a mi persona.

Hoy, cuando escribo estas líneas, se cumplen justo 37 años desde aquél día en que lo escribí, así que interpretando semejante casualidad como un codazo del destino he considerado que la reaparición de este olvidado documento era una señal para hacerlo resurgir del olvido, y con esa intención me he puesto a escribir.

Como ese escrito empezaba con estas palabras: “Hoy, al contemplar reunidos aquí a estos escolares que se disponen a tenerte a ti, nuestra querida Extremadura, como protagonista indiscutible de esta VI Semana de Extremadura en la escuela ………” hizo que mi imaginación me llevara a aquella clausura de la 1ª Semana de Extremadura en la escuela a Mérida, la que fue el inicio de todo.

Fue a primeros de abril del año 1978 cuando fuimos convocados los directores de los Colegios de la zona a una reunión en Navalmoral. Allí un Catedrático de la Universidad de Extremadura, del Departamento de Didáctica y Organización Escolar, nos informó que se iba a hacer el día 14 una concentración de escolares de toda Extremadura con el fin de dar realce a la clausura de la Semana de Extremadura en la escuela y nos pedía si alguno de nosotros podría presentar alguna actuación para hacer más ameno el acto. La mayoría de los asistentes dijeron que les era imposible preparar algo con tan poco tiempo como quedaba. Sólo dos nos ofrecimos en toda la zona. El Director del Colegio de Guadalupe dijo que él tenía un coro y que podría presentarlo, y yo, recordando que se había estado trabajando en la escuela por resucitar nuestras jotas, dije que también presentaría algo.

Al parecer unos profesores de Badajoz venían dedicando una semana del curso a dar a conocer a sus alumnos Extremadura, a la vez que iban haciendo crecer en ellos el orgullo de pertenecer a una región que, si bien había sido olvidada por nuestros gobernantes, tenía una rica historia y había dado hombres que habían contribuido a engrandecer a España.

Los padres de la Semana de Extremadura en la Escuela

Ni que decir tiene que ante la creación novedosa de las autonomías, nuestras autoridades regionales supieron valorar la importancia de la escuela para ir sembrando en los niños extremeños el orgullo de su identidad extremeña, a la vez que, celebrando estas concentraciones a las que acudían no solo los alumnos sino también muchos de sus padres, se ayudaba a crear Región.

Libro de actividades de 1984

Con tal motivo se crea la Semana de Extremadura en la escuela, durante la cual se recomendaba al profesorado que de una manera especial se dedicara al estudio de Extremadura, haciendo de ello el eje alrededor del cual girasen las actividades escolares. La Semana terminaba con una concentración de colegios en alguna población importante de la Región

Aquel año de 1978 la Semana de Extremadura en la Escuela se celebraría del 9 al 14 de abril teniendo en este día lugar la clausura en Mérida. El lugar elegido para la concentración fue el Teatro romano, el cual abarrotado de escolares, la mayoría con el traje tradicional, presentaba un espectáculo emocionante para los que tuvimos la suerte de estar allí. Las autoridades políticas y docentes realzaron con su presencia el acto aquel primer año.

Pero para tan magno evento Peraleda tenía tan solo dos semanas para prepararse. Todo un reto. Nuestro entonces párroco, Don Juan de la Fuente Remedios, daba clases de música a algunos niños (guitarra, bandurria, piano, solfeo), así que teníamos los instrumentos musicales para el acompañamiento, y estuvieron ensayando intensivamente las canciones de la jota. Además, por aquella época, o poco antes, la maestra Doña Juli Jiménez Martín, mi mujer, había decidido enseñar a los niños de la escuela las jotas de Peraleda y las antiguas canciones que ya casi se habían perdido, recuperando una tradición que luego mantendría viva Julio Camacho y posteriormente el grupo El Pucherino hasta el día de hoy. Por entonces había escuela los sábados por la mañana y se aprovechaba ese día para lo que hoy llamaríamos “actividades extraescolares”. Ya había, pues, material para presentar una buena actuación, así que en solo dos semanas la escuela de Peraleda se volcó en preparar a toda velocidad la gran actuación que tendríamos que presentar nada menos que en el Teatro romano de Mérida.

Las maestras Dª Juli, Dª M Flor y Dª Pepita con los niños en el escenario del teatro

Doña Juli y Doña Mariflor se encargaron de organizar toda la parafernalia de la recreación de la boda peralea, intensificando los ensayos de los bailes y buscando las vestimentas de la época. Los novios se eligieron de entre los niños que en esos momentos eran los más grandes y mejores mozos: Ana Flor Martín y Jose Julián Fernández. Había de todo lo necesario: cirieros, amayeras, padrinos, costaleros… y todos los invitados que bailaban la Jota de la Manzana. Todos niños de la escuela. Mientras, otros maestros ayudaron a los niños a crear pancartas, banderas, se buscaron autobuses, etc. En manualidades ayudaron a todos los niños a crearse una insignia redonda que ponía “Extremadura Una” (con un diseño copiado del que el periódico El Hoy estaba usando esos días en las páginas de su diario) y todos las llevaban prendidas con un imperdible sobre el lado del corazón.

Y en un tiempo récord, todo un logro tanto por parte de los maestros como de los muchos alumnos que participaron, Peraleda tuvo preparada su representación de la boda tradicional, que sería vista por primera vez en toda su esencia después de unos 50 años desde su desaparición. Toda una proeza y un revuelo de ilusiones y excitación para niños y maestros.

En la fecha indicada acudió pues nuestro colegio a Mérida, todos vestidos con el traje regional y presentamos la boda peralea, tal como la celebraban nuestros abuelos, incluido el reparto de pestiños y floretas entre el público. Recuerdo que nuestra actuación fue de las más aplaudida y que gustó mucho.

En el marco grandioso del Teatro romano nos deleitó con sus interpretaciones el insigne pianista extremeño Esteban Sánchez Herrero (que dicho sea de paso aburrió a los niños). Ver a su lado a los alumnos de nuestro Colegio, con sus guitarras y laudes, tocando las jotas peraleas de la Manzana fue algo que los que allí estuvimos no olvidaremos.

Entrada de la comitiva nupcial al Teatro Romano de Mérida encabezada por los “novios”, Jose Julián Fernández y Ana Flor Martín

Para aquellos niños de Peraleda que asistieron fue también algo grandioso verse actuando nada menos que en el Teatro romano abarrotado de público hasta arriba. Y sin embargo casi nadie sabe que este momento tan especial estuvo a punto de convertirse en un pequeño drama. Resulta que el catedrático que contactó con nosotros en Navalmoral tuvo que asistir a una reunión en el extranjero y, por ende, no estaba en Mérida ese día. Quienes elaboraron el programa de actividades, por algún error olvidaron incluir al colegio de Peraleda en la lista, así que cuando llegamos nosotros el que organizaba el acto me dijo que mi colegio no estaba en el programa y que no podía actuar, pues estaba ya muy recargado de actividades y no era posible incluir otra más. Yo, como director del colegio, era el responsable y no iba a permitir que por un error de ellos el trabajo y la ilusión de todos nuestros alumnos quedase hecha añicos, así que hablé con el encargado con la firme intención de no consentir que eso ocurriera. Le hice ver que mis alumnos se sentirían muy defraudados y que los padres que nos acompañaban se sentirían engañados por mi persona y eso era algo que no iba a permitir.

Pero no fueron mis razonamientos los que le hicieron cambiar de opinión. Tuve que dejar claro que si no permitían a nuestros niños actuar, acudiría a la prensa a explicar lo ocurrido y dar a conocer la falta de organización del acto. Ante esta amenaza cedió y nos dejó actuar. Es probable que no se arrepintiera de ello cuando vio cómo la actuación de Peraleda fue una de las más vistosas y aplaudidas de todas las que se presentaron, sin que nadie sospechara que ese momento de gloria estuvo a punto de haber sido más bien una tragedia para unos niños que llegaban ataviados, con toda la ilusión del mundo, y con muchas horas de ensayos y preparaciones.

El teatro romano abarrotado de público y los niños peraleos en primer plano

En años posteriores, ante la enorme extensión de nuestra Región, la clausura anual de la Semana de Extremadura en la Escuela dejó de ser un acto unificado en un solo lugar y se pasó a celebrar varios actos de clausura simultáneos por zonas, pues así era menos costoso y más económico para los desplazamientos, además de ser logísticamente mucho más fácil de manejar.

El 25 de febrero de 1983 se aprueba el Estatuto de Autonomía de nuestra comunidad extremeña. Ese año se celebra en todas las escuelas la VI Semana de Extremadura en la Escuela y esta vez será Plasencia la ciudad que acoja su clausura. Aquella mañana del 21 de mayo de 1983, el Parque de la Coronación vio como 275 autocares (cifra dada por Valverde, uno de los organizadores) volcaban su carga de escolares orgullosos de ser extremeños acompañados por sus maestros.

Resultó un éxito la clausura. Los organizadores hicieron un buen trabajo de logística. Estos fueron Don Santos Sánchez y Don Francisco Valverde. El primero muy conocido por nosotros, pues había sido durante algunos años Director de nuestra entonces Agrupación Escolar Mixta Lucio García. Fui su amigo antes de que yo terminara mis estudios de magisterio y después compañero. De Francisco Valverde diré que conocía a sus padres y hermanos, pues su madre era de Viandar, mi pueblo natal.

Angel Castaño y Alicia Zamora preparados para el Baile de la Manzana

Me vais a permitir que os cuente una anécdota. El que fue párroco de Peraleda durante muchos años vino a Peraleda desde Viandar, y por ende conocía a la familia Valverde. Siempre que mis padres se acercaban a Plasencia a llevarme al seminario, donde estudié, o a visitarme allí, debían ir a ver al Sr. Ramón para recoger un paquetito de tabletas de chocolate. Según nos cuenta la literatura costumbrista de los siglos XVIII y XIX los curas eran muy aficionados al chocolate y nuestro cura nos lo confirmaba. La hermana de Paco, Mari, bajaba al seminario de vez en cuando a visitar a un compañero de Viandar cuyos padres eran muy amigos de los suyos y de paso pedía en la portería ver a David y a Eusebio. En estas visitas siempre nos llevaba algunas tabletas de chocolate.

Sé que me he apartado del tema de la Semana de Extremadura en la escuela, pero es que a veces un papel encontrado al azar despierta en uno recuerdos que no podemos olvidar. Para que los que no vivisteis aquellas semanas y para que os hagáis una idea de en qué consistían intentaré resumiros las notas que he encontrado y que ha dado motivo a estas líneas.

He aquí los ejercicios que hicimos en mi aula durante la VI Semana de Extremadura en la escuela con los alumnos de Octavo curso. Tal vez a algunos les parecerá excesivo para alumnos de primaria, pero los que recuerden el elevado nivel de los primeros Sendas (que así se llamaban esos libros de texto) para Séptimo y Octavo curso de la Editorial de Santillana sabrán que no eran excesivos estos ejercicios. Recuerdo que algunos alumnos que hicieron magisterio más tarde me decían que sus compañeros de estudios quedaban asombrados cuando les decían que ellos ya habían estudiado en la escuela la Literatura española.

EJERCICIOS PARA LA VI SEMANA DE EXTREMADURA EN LA ESCUELA, 1983

Unidad didáctica de 1983

1º Dia

Escribe en tu cuaderno el siguiente texto

 “Tú eres conquista y aventura en Trujillo, Medellín, Cabeza de Buey, Jerez de los Caballeros y en cada palmo de tu suelo. Tú eres romana en Mérida, mora en Badajoz, judía en Hervás, hispanidad en Guadalupe, europeísmo en Yuste y cristiana desde Sierra Morena hasta las cumbres siempre blancas de Gredos.

En este texto debes buscar nombres propios y situarlos en el mapa. Explica que quiere decir el texto cuando dice “eres conquista y aventura”. ¿Por qué se dice que es romana en Mérida, mora en Badajoz, judía en Hervás, hispanidad en Guadalupe, europeísmo en Yuste y cristiana en todo su territorio?

2º día

Copia el siguiente texto:

“Tú eres austeridad y ascetismo en Pedro de Alcántara, virginidad en Eulalia de Mérida, sepulcro para San Fulgencio y Santa Florentina en Berzocana, y cuna para la congregación de Amantes de Jesús en Robledillo de la Vera con la madre Téllez Robles.”

Busca los nombres propios en este texto. Y di lo que sepas de cada uno de estos personajes.

3º día

Copia el siguiente texto:

Tú fuiste sueño de gramática imperial en Brozas, balbuceo de teatro en Badajoz, fogosidad romántica junto a exquisiteces femeninas en Almendralejo, Neoclasicismo anacreóntico en Rivera del Fresno, Miajón de los castúos en Guareña, premio Adonáis en Navalmoral de la Mata y hasta ríos hechos poesías en Casas de Don Antonio.”

Busca los nombres propios de este texto. Sitúa en el mapa los nombres de pueblos. Relaciona esos nombres con algún personaje que conozcas. ¿Por qué se dirá de Brozas que es sueño de gramática? ¿A quien crees que se refiere el texto cuando habla de fogosidad romántica? ¿Y de exquisiteces femeninas? ¿Puedes decir a quién se referirá el texto al hablar de Neoclasicismo anacreóntico? ¿Sabes qué es el Miajón de los Castúos? ¿Has oído hablar del Premio Adonáis? ¿y de Pedro de Lorenzo?

4º día

Copia el siguiente texto.

Bendita tú, mi Extremadura, que cuando los vientos bajan del Almanzor y las Villuercas esparciéndose desde la Vera al Arañuelo, desde las Hurdes a la Serena vas susurrando los nombres de Orellana, Cortés, Pizarro, Diego García de Paredes, Godoy, Muñoz Torero, Donoso Cortés y Hernández Gil.”

Sitúa en el mapa el pico del Almanzor y las Villuercas. Averigua cual es la altura de ambos. Escribe algo de cada uno de los personajes que se citan en el texto.

 5ª Dia

Dibuja el mapa de Extremadura y señala en él alguno de los nombres geográficos que has aprendido en estos días.  Escribe una redacción sobre un personaje extremeño, el que más te guste.

También era frecuente hacer dibujos y murales sobre aspectos relacionados con Extremadura e incluso en música aprender alguna canción de la tierra.

Esto será más que suficiente para que uno pueda hacerse una idea de lo que se hacían en las escuelas y de cómo ello contribuyó a crear conciencia de Comunidad Regional, y cómo ayudó a desprendernos de ese complejo de inferioridad que hacía que nos sintiéramos menos que las otras regiones que nos motejaban despreciativamente de belloteros y todo ello agravado por el olvido secular en que nos tuvieron sucesivos gobiernos.

Vusotros qu'atendéis a las lerturas
y séis tan sabijndos de las cencias
que quizás nus larguéis de carrerilla
y en romances jazañas extremeñas
que los nuestros ejaron sin contaglas
endispués de jaceglas.
Pegatina de aquel año

Como dice nuestro Chamizo, los extremeños hicimos hazañas, que no supimos contar. “El buen paño en el arca se vende” decían nuestros abuelos; pero no es cierto, al menos hoy, cuando la publicidad o el marketing tiene tanta importancia. Como oí decir a un actor de cine “¿Que no es importante el marketing? ¿Por qué crees que una hamburguesa es más popular que la tortilla española de patata? “.

La semana de Extremadura en la escuela pretendió sacar del arca el buen paño de nuestra historia y con sus clausuras abiertas a todo el público que quería asistir a ellas hacía su propaganda. Los resultados están a la vista.

Peraleda de la Mata, 16 mayo 2020

E. Castaño

Jose Julián Fernández y Montaña Carrasco en la repetición del acto que se hizo en Navalmoral al año siguiente

A N E X O

Adjunto aquí el escrito encontrado entre mis papeles y que ha dado origen a las anteriores reflexiones.

 “Hoy, al tenerte a ti, nuestra querida Extremadura, como protagonista indiscutible de esta VI semana de Extremadura en la escuela, siento cómo las raíces de mi extremeñidad se adentra en lo hondo de tu historia para empaparse de ella, y me siento orgulloso de ser extremeño.

Me vas a permitir, mi Extremadura, que en nombre de estos alumnos, presente y esperanza de futuro, te cante desde lo hondo de mi ser esta explosión de amor a ti:

¡Bendita tú, nuestra Extremadura, tierra creada por las manos de un Dios y forjada con el esfuerzo erosivo de los vientos, el depósito amoroso de los aluviones de tus ríos, riachuelos y gargantas, aumentada con los huesos, sangre, sudor, semen y excrementos de nuestros antepasados!

¡Bendita tú, nuestra Extremadura, que nos besaste al nacer y nos diste el color pardo de tus tierras para nuestra piel!

¡Bendita tu, tierra de dioses, pisoteada por soldados y frailes, por amos y rabadanes, por santos y putas, por labriegos y holgazanes, por poetas y analfabetos, por aventureros y místicos!

‘Bendita tú, que te desparramaste antaño por el nuevo mundo y hoy por la Europa de las democracias a buscar el pan que aquí te negaban, es cierto, pero también a engendrar nuevos pueblos y a pasear tus ansias de aventuras, de descubrimientos!

Tú eres conquista y aventura en Trujillo, Medellín, Cabeza de Buey, Jerez de los Caballeros y en cada palmo de tu suelo.

Tú eres romana en Mérida, mora en Badajoz, judía en Hervás, hispanidad en Guadalupe, europeísmo en Yuste y cristiana desde Sierra Morena hasta las cumbres siempre blancas de Gredos.

Tú eres austeridad y ascetismo en Pedro de Alcántara, virginidad en Eulalia de Mérida, sepulcro para San Fulgencio y Santa Florentina en Berzocana y cuna para la congregación de Amantes de Jesús en Robledillo de la Vera con la madre Téllez Robles.

Tú fuiste sueño de gramática imperial en Brozas, balbuceo de teatro en Badajoz, fogosidad romántica junto a exquisiteces femeninas en Almendralejo, Neoclasicismo anacreóntico en Rivera del Fresno, Miajón de los castúos en Guareña, premio Adonáis en Navalmoral de la Mata y hasta ríos hechos poesías en Casas de Don Antonio.

Bendita tú, mi Extremadura, que cuando los vientos bajan del Almanzor y las Villuercas esparciéndose desde la Vera al Arañuelo, desde las Hurdes a la Serena vas susurrando los nombres de Orellana, Cortés, Pizarro, Diego García de Paredes, Godoy, Muñoz Torero, Donoso Cortés y Hernández Gil.

Bendita tú, mi Extremadura, que nos has hecho del azul cristalino del Jerte el rojo de sus cerezas, del correr del Tiétar el ascenso voluptuoso del humo de su tabaco que marcha lejos de ti a crear puestos de trabajo, de la mansedumbre del Guadiana ese milagro a medio hacer que llamamos Plan Badajoz, de la fiereza indomable del Tajo, domado ya en Valdecañas, Torrejón y Alcántara, mansedumbre de energía que emigra también de nuestra tierra. Bendita tú, nuestra Extremadura que hasta las jaras de los Ibores das para perfumes franceses.

Tú eres pincel del claro oscuro en Zurbarán, piedra hecha vida en Juan de Ávalos, cante jondo de lo bueno en Porrinas de Badajoz, casticismo aldeano en Florinda Chico y movimientos sensuales en Rosa de León.

Por todo ello seas mil veces bendita tú, mi Extremadura, y sobre todo porque pares esta juventud de escolares que vienen a ofrecer su amor a ti, amor profundo como las raíces de tus seculares encinas, tierno como el cariño de tus mujeres y embriagador, como el vino de Cañamero, y que quieren en esta VI Semana de Extremadura en la escuela, no solo llenar sus cabezas de Extremadura, sino llenar sus corazones. Por ello seas bendita y mil veces bendita.

 Peraleda de la Mata 16 de mayo 1983

 E. Castaño

6 comentarios en “Aquellas Semanas de Extremadura en la Escuela

  1. Gracias por tu artículo, Eusebio, es una lástima que ya no quede nada de estas manifestaciones regionalistas. En su momento ayudaron a entender un proceso autonómico que ya no entusiasma a nadie. Saludos.

    Me gusta

  2. madre mia la de años ke hace esta foto no la havia visto yo uuufffff casi ni me conozco ke bien lo pasamos y ke regreacion de boda hicimos maravillosa yo era la ke llebaba la cuartilla de trigo para los novios uufffff lo ke disfrutamos me encanto ver estas fotos

    Me gusta

  3. ¡Qué maravillosos y antiguos recuerdos de aquel tiempo lejano! Sigo recordando con nostalgia a día de hoy aquella primera Semana de Extremadura en la escuela. Yo fui uno de los que bailé la jota de la manzana y muchas veces presumo, entre bromas y veras de haber actuado en el teatro romano de Mérida ante un auditorio abarrotado. Gracias como siempre a mi maestro don Eusebio por hacer que la memoria traiga de nuevo el recuerdo de una infancia lejana y hermosa.

    Me gusta

Envíanos un comentario (será publicado aquí tras su revisión)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s