Iconografía 6: Vidriera del Bautismo de Cristo


Veremos ahora más a fondo una de las vidrieras de nuestro templo: El Bautismo de Cristo, que decora la entrada oeste. Contaremos el proyecto original, lo que finalmente se hizo y todo el rico simbolismo que encierra esta obra, que es la vidriera de mayor tamaño que hay en Peraleda.

Vidriera del Bautismo de Cristo en Peraleda de la Mata

En febrero de 2006 se instala la vidriera del Bautismo de Cristo en el arco sobre la Puerta de Labradores, Hecha y donada por Angel Castaño, completándose así las vidrieras de la pared oeste de nuestra iglesia. Las dos anteriores, del mismo autor, correspondían a las ventanas circulares de la tribuna y fueron realizadas en estilo bizantino: un Pantocrátor para la ventana izquierda y una Virgen del Signo para la ventana derecha. Ambas fueron ya explicadas en nuestro artículo sobre las vidrieras (puede verlo aquí).

Vidrieras del Coro - iglesia de Peraleda de la Mata

Siguiendo la misma línea, Angel planeó utilizar otro tema bizantino, esta vez para representar la Resurrección de Cristo: la Anastasis. Como todos los temas bizantinos, la Anastasis suele sujetarse siempre al mismo canon (establecido en los frescos de la iglesia de Chora, en Constantinopla). Si en Occidente la Resurrección muestra la escena de Cristo saliendo de la tumba vacía, en Oriente la Resurrección representaba el momento justo anterior, cuando Jesús baja a los infiernos para rescatar a los justos (o más exactamente al limbo, que era “el borde del infierno”, donde estaban los justos que no merecían el castigo eterno). Así le vemos en el centro de la escena. A sus pies las puertas del infierno que han sido reventadas y todos sus goznes y cierres esparcidos por el negro suelo. Jesús con su mano está levantando a Adán y Eva de sus sarcófagos. Detrás de ellos vemos a otros justos del Antiguo Testamento; a la izquierda los reyes David y Salomón y San Juan Bautista; a la derecha Abel, con su cayado de pastor, y Abraham (a veces hay más gente). Rodea a Cristo una mandorla de gloria.

Anastasis bizantino

Arriba, el Anastasis de la iglesia de Chora, s. XIV, modelo de todos. Abajo un icono moderno del mismo tema.

Este es el texto del evangelio apócrifo de Nicodemo en el que se basa el tema de la Anastasis (puedes descargarte en pdf el Evangelio de Nicodemo aquí):

Y, mientras Satanás y la Furia así hablaban, se oyó una voz como un trueno, que decía: Abrid vuestras puertas, vosotros, príncipes. Abríos, puertas eternas, que el Rey de la Gloria quiere entrar. Y la Furia, oyendo la voz, dijo a Satanás: Anda, sal, y pelea contra él. Y Satanás salió. Entonces la Furia dijo a sus demonios: Cerrad las grandes puertas de bronce, cerrad los grandes cerrojos de hierro, cerrad con llave las grandes cerraduras, y poneos todos de centinela, porque, si este hombre entra, estamos todos perdidos. Y, oyendo estas grandes voces, los santos antiguos exclamaron: Devoradora e insaciable Furia, abre al Rey de la Gloria, al hijo de David, al profetizado por Moisés y por Isaías. Y otra vez se oyó la voz de trueno que decía: Abrid vuestras puertas eternas, que el Rey de la Gloria quiere entrar. Y la Furia gritó, rabiosa: ¿Quién es el Rey de la Gloria? Y los ángeles de Dios contestaron: El Señor poderoso y vencedor. Y, en el acto, las grandes puertas de bronce volaron en mil pedazos, y los que la muerte había tenido encadenados se levantaron. Y el Rey de la Gloria entró en figura de hombre, y todas las cuevas de la Furia quedaron iluminadas. […] Entonces el Rey de la Gloria, aplastando en su majestad a la muerte bajo sus pies, y tomando a nuestro primer padre, privó a la Furia de todo su poder y atrajo a Adán a la claridad de su luz.[…] Y el Señor, tomando a Adán por la mano, lo puso en las del arcángel Miguel, al cual siguieron asimismo todos los santos. Y los introdujo a todos en la gracia gloriosa del Paraíso,

Tres fases para dibujar un rostro de estilo bizantino: 1- geometría precisa 2- dibujo dentro de esa geometría 3- resultado final

En el arte bizantino nada se deja al azar, todo tiene un simbolismo y un canon, el buen artista no es el que innova, el que es original, sino el que mejor se ajusta el canon y lo perfecciona. Por lo tanto la vidriera del Anastasis debía tener un aspecto básicamente igual que el modelo de Chora que aquí vemos, pero adaptado al espacio de la vidriera. El arte bizantino es mitad arte y mitad geometría aplicada, el canon establece las medidas y proporciones exactas de las figuras, así que al realizar los borradores para las figuras de la vidriera el autor tuvo que empezar por la geometría y sobre ella realizar los dibujos. Mostramos aquí los únicos bocetos que se conservan, de algunas caras. Como detalle curioso diremos que en los iconos ortodoxos Jesús y los santos nunca se presentan con el rostro de perfil, o miran de frente o presentan tres cuartos. El simbolismo de ello es que el justo no tiene nada que ocultar; un rostro de perfil sólo enseña media cara y oculta la otra media. Solo los malvados, traidores y demonios pueden ser representados totalmente de perfil. Arriba hemos visto las tres fases para crear el rostro de Cristo de frente, aquí en estos otros bocetos de rostros podemos ver la geometría que cada modelo utiliza según sea de frente o de tres cuartos..

Únicos bocetos conservados: Adán, Eva, David, Jesús, Miguel arcángel y Abel.

Bocetos bizantinos para Anastasis. Por Angel Castaño


Sin embargo esta vidriera nunca llegó a ver la luz (nunca mejor dicho). Cuando aún estaba en fase de bocetos el autor cambió de idea y decidió hacer un Resucitado clásico en una de las vidrieras verticales y hacer para esta vidriera el tema del Bautismo de Cristo, que es el que vemos actualmente.

Vidriera Bautismo - Angel Castaño -

Antiguo baptisterio

Antiguo baptisterio

Con ese cambio quiso recordarnos que desde el principio hasta los años 90 el baptisterio (zona de la pila bautismal) estuvo situado a la entrada de la iglesia. Primero estuvo a la derecha de la puerta según se entra; luego en ese espacio se construyó un cuartucho para almacén, pero todavía se ve dentro, en parte tapada por el muro posterior, una alacena decorada en donde se colocaban los óleos y la concha bautismal (siguiendo las instrucciones al respecto del Concilio de Trento). Antes de la Guerra se tapió esta puerta de entrada (siendo sacerdote D. Paulino mártir) y se colocó allí en el centro la pila bautismal, como podemos ver en la fotografía adjunta, y en la pared un cuadro de San Juan Bautista bautizando a Jesús. Cuando finalmente se reabrió esta puerta en 1994, la pila bautismal se trasladó a la cabecera del templo, frente al altar de la Virgen del Rosario, donde está hoy.

Al trasladarse el baptisterio, el autor consideró que de algún modo debía mantenerse ese símbolo del bautismo como puerta de entrada a la comunidad cristiana y, al mismo tiempo, que sirviera de recordatorio del lugar en donde muchos de los peraleos actuales, incluido él mismo, fueron bautizados, por eso desterró el proyecto de la Anastasis y lo sustituyó por el Bautismo. Al instalar la vidriera se colocaron unos paneles explicativos de la misma durante varias semanas, así que reproduciremos aquí el contenido del panel que explica el simbolismo de la vidriera tal como nos lo cuenta mi hijo Angel Castaño. Para ampliar las imágenes, como siempre, haza clic sobre ellas.

PANEL EXPLICATIVO DE LA VIDRIERA DEL BAUTISMO

Dibujo vidriera bautismo - imagenes centrales - COLOR

Escena central de la vidriera con sus tres protagonistas: Jesús, San Juan y el Espíritu Santo.

El por qué la escena del Bautismo en esta vidriera es fácil de comprender para todos aquellos que conocimos la Puerta de Labradores antes de ser reabierta: en este lugar se encontraba la pila bautismal y un cuadrito representando el Bautismo de Jesús. Es un tributo a las generaciones de peraleos que ahí mismo entramos a formar parte de la Iglesia.

Cuadro del baptisterio y dibujo de la escena central de la vidriera del Bautismo de Jesús, por Angel Castaño. Peraleda de la Mata.

Cuadro que se encontraba en el antiguo baptisterio, justo debajo de donde actualmente está la vidriera del Bautismo.


Pero a la hora de representar la escena se hizo evidente una dificultad; el enrejado que decora el arco quedaría visible tras los cristales. Una representación tradicional quedaría eclipsada por la definida y sinuosa sombra de la reja, que sería la auténtica protagonista, desintegrando la imagen. Por tanto resultaba conveniente crear una composición fragmentada y colorida que permitiese integrar la silueta de la reja dentro de la escena.

Buscando una solución a esto, se decidió dar un enfoque diferente a la presentación tradicional de este episodio. No se muestra aquí el momento físico del Bautismo, sino el momento psíquico de Jesús, la experiencia mística que se produjo en su interior en el instante del bautismo, la Iluminación. Mientras el agua se vierte sobre él, la luz del Espíritu cae sobre su alma como una cascada desde el cielo. Es la luz la auténtica protagonista de la vidriera, la cual muestra el instante en el que esa luz se derrama sobre Jesús y comienza a desparramarse por todo el universo.

Vidriera del Bautismo de Jesús - Angel Castaño - Peraleda de la Mata

fases del dibujo

Fases de complejidad en el diseño: 1- figuras 2- tramas horizontales 3- tramas verticales

Vidriera Bautismo de Jesús. Puerta

Otro problema técnico lo representaba el hecho de que el arco de la pared no es un arco perfecto. Afortunadamente el borde oscuro que rodea la vidriera permite una zona de transición entre el arco perfecto de la escena representada y el arco imperfecto de la pared. El mismo fenómeno se repite en el exterior, pues el arco de hierro del enrejado tampoco logra acoplarse con el arco de piedra.Punta del arco

Aunque el Bautismo de Jesús fue por inmersión, se ha optado en esta representación por la manera tradicional de aspersión con la concha, porque es mucho más pictórica y más acorde con nuestro imaginario.

columna de luz, Paso del Mar Rojo

En el Antiguo Testamento, la escena paralela que prefigura el Bautismo es el Paso del Mar Rojo. Allí, en un bautismo simbólico y colectivo, aparecen también las aguas marcando el tránsito entre la esclavitud y la liberación. Moisés cumple un papel paralelo al de Juan, al ser el instrumento de Dios que posibilita el tránsito. La luz de Dios, que purifica y salva, es mostrada aquí como paloma y allí como columna de fuego que guía e ilumina. En esta vidriera se fusionan ambas escenas, el Bautismo de Juan y el Paso del Mar Rojo, la paloma y el fuego, por eso la llama del Espíritu parte en dos el azul de las tinieblas mientras a ambos lados de Cristo las azules aguas de la confusión comienzan su retirada a favor de una nueva claridad donde todo encaja. Es en el centro de la vidriera donde vemos las figuras más definidas, pues allí la luz ya está haciendo pleno efecto, mientras que el resto de la escena se diluye aún en una confusión que impide ver con claridad las identidades.Dibujo vidriera del Bautismo de Jesús, por Angel Castaño. Peraleda de la Mata.

Lo que presenciamos aquí es, pues, el momento en el que Jesús se convierte en el Cristo, el Mesías, el Ungido, pues a través de Juan es ungido por el Padre y recibe la plena comprensión de su identidad y su misión. Donde habitaba la confusión se ha hecho la luz, y es con esa llama que aquí vemos con la que Cristo prenderá el fuego de su ministerio.

Reflejo Vidriera Bautismo de Jesús. Por Angel Castaño.

Entre la escena y la pared hay un estrecho borde difuso de colores entremezclados. Ese borde representa el plano del Espíritu, donde todo se funde y es Uno. De ese plano procede la luz que penetra en el mundo físico en donde están situados Juan y Jesús. En ese mismo borde, a la derecha de la paloma, podemos ver si nos fijamos bien una palabra escrita en hebreo: יהוה . Es el Tetragrámaton, el impronunciable nombre de Dios tal como aparece escrito en la Biblia original, pues eso es lo que la franja representa, Dios, que rodea y envuelve la escena, en cuyo seno todo sucede.

Vidriera, Eusebio y Nicolás Castaño

En Salamanca con mi nieto, que pensaba que era de gominola y varias veces se la quiso comer

Anuncios

2 comentarios en “Iconografía 6: Vidriera del Bautismo de Cristo

  1. La simbología de ésa y las restantes vidrieras pueden parecernos muy intuitiva pero no es así. Somos permeables al legado cultural en el que vivimos y eso nos permite “sentirlas”. Conocer ese legado, conocer el sentido final de ese lenguaje es algo que debe recuperarse y transmitirse. En el arte sacro nada es casual. Si no con la meticulosidad del bizantino, sí al menos con la fidelidad al lenguaje artístico y a la simbología.
    Es monumental el trabajo que hay detrás de tus obras y el esfuerzo por hacerlas entender en su sentido original. Gracias por compartirlo…

    Le gusta a 1 persona

Responder a Anónimo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s